Cómo son las Marcas de Alto Rendimiento

/, Copywriting, Marca/Cómo son las Marcas de Alto Rendimiento

¿Por qué algunas marcas enamoran? ¿Qué tienen Apple, Netflix o Disney que no tengas tú?

Son marcas con carisma que despiertan admiración y deseo. Nunca pasan desapercibidas y dejan huella en los consumidores. Hagan lo que hagan, siempre impactan. Digan lo que digan, se hacen oír. Llaman la atención por su estilo, por los valores que transmiten, por cómo nos hacen sentir y por cómo hablan.

Son, como a mí gusta llamarlas, marcas de alto rendimiento, porque fidelizan a sus clientes y se posicionan en lo más alto del mercado.

Las marcas de alto rendimiento van sobradas de personalidad. Clic para tuitear

Conectan mente y corazón

Ya sabemos que una marca es una suma de experiencias memorables y que compramos aquello que nos despierta emociones. Pero hay algunas marcas que aún llegan más lejos y tocan la fibra de sus usuarios prometiéndoles que sus sueños se pueden hacer realidad.

Como dijo, Walter Landor, una marca es una promesa. Clic para tuitear

Las buenas marcas tienen en cuenta todos los factores que pueden mejorar la experiencia del cliente: calidad de su producto, packaging, atención al cliente, imagen corporativa, precio, promociones, redes sociales, copywriting, etc.

Es el caso de Disney. Su propuesta de marca es dar vida a los buenos recuerdos de nuestra infancia. Nos invita a revivir aquellos momentos de cuando éramos pequeños para volverlos a vivir ahora con nuestros hijos.

Son fieles a sí mismas

Cuando digo que una marca es de alto rendimiento significa que cumple lo que promete. Tiene una sola personalidad inalterable a lo largo del tiempo, tan sólida que nada es capaz de hacerle dudar de sí misma.

Por eso siempre sabe qué decir y hacer en cada momento. Andarse con rodeos no es su estilo. Habla alto y claro, para que todo el mundo sepa quién es.

Por ejemplo, Apple tiene un propósito: romper con el status quo y demostrar que hay otra forma de hacer las cosas. Son fieles a esta idea en todo lo que hacen.

No tienen clientes, sino fans

Cuando una marca sube a lo alto de un escenario es porque hay millones de fans esperándole abajo.

Las marcas de alto rendimiento no hablan de clientes, sino de fans, de seguidores, de una comunidad que comparte sus mismos valores. Son marcas con las que nos sentimos a gusto y nos proponen un estilo de vida apetecible que mejora nuestra calidad de vida.

Han conseguido situarse en el tan deseado top of mind: el lugar más alto de la mente. Siempre son nuestra primera opción.

Si te hablo de muebles, ¿en quién piensas? Exacto, en Ikea. Esta marca ha entrado sigilosamente a cada rincón de nuestras casas.

Inspiran valores y defienden un propósito

Las personas ya no compran lo que haces, sino la idea de por qué lo haces. Quieren que les inspires y que les hagas sentir bien. En realidad, compran una relación contigo. Por eso las marcas de alto rendimiento ofrecen soluciones deseables.

Aquí tienes 5 buenos ejemplos:

  • Google te simplifica la vida.
  • Lush cree en una cosmética natural, 100% vegetariana, ética y respetuosa con el medioambiente y también lucha en contra del animal testing.
  • Netflix te da toda la libertad.
  • Amazon te ofrece el poder de la inmediatez.
  • Holaluz propone el uso de energía 100% verde para cambiar el mundo.

Crean relaciones de confianza

Este es, sin duda, el valor estrella de las marcas de alto rendimiento. Han sabido construir una relación de confianza con sus fans. Son genuinas, transparentes y coherentes en todas las comunicaciones que hacen. Gracias a esto, cualquier persona puede reconocerlas.

Si hablamos de hamburguesas, el protagonista es McDonalds. Se ha ganado la confianza de todos porque en cualquier parte del mundo ofrece el mismo producto y tiene una única misión: servir con rapidez un menú en un restaurante agradable por un buen precio. Juega con la inocencia y ternura de su público y se preocupa por satisfacerles. Cuida los detalles y siempre atiende con una sonrisa. ¿Quién no iba a confiar en alguien así?

Cuentan una historia

El mercado del Branding es para valientes. Las marcas que más nos enganchan se han atrevido a contar historias. Si quieres, le llamamos storytelling, pero no es más que compartir la historia de la marca, aquello que la hace más humana. Han dedicado mucho tiempo a conocer a sus clientes potenciales y han creado productos o servicios a su medida.

Para historias, las de Nike. En sus anuncios siempre cuenta una historia emocional con un mensaje final de superación. Transmite un espíritu rebelde y con mucha iniciativa, dispuesto a romper con las normas.

¿Por dónde se empieza?

Nuestros fans necesitan argumentos de peso para sentirse identificados con nuestra idea, seguirnos y sernos fieles.

Construir una marca de alto rendimiento lleva su tiempo. El primer paso se llama Branding, y consiste en saber quién es nuestra marca, cuál es su esencia, su propuesta y su personalidad. Cuando todo esto está bien hilado, es el momento de darle alas al copywriting.

Así que empieza por el principio, averigua quién quieres ser, dónde quieres estar y con quién quieres crear una comunidad. A partir de aquí, creatividad al poder.

2019-12-11T11:02:37+01:00 Branding, Copywriting, Marca|

One Comment

  1. […] Cuando aprendo algo nuevo, cuando comparto lo que sé en mis formaciones y cuando juego a crear marcas de alto rendimiento, solo pienso en disfrutar con lo que estoy haciendo. Por eso no dejo que nada ni nadie me robe mi […]

Dejar un comentario