¿Creativo se nace o se hace?

/, Creatividad/¿Creativo se nace o se hace?

¿Hay algo más creativo que dar vida a las ideas?

Los creativos somos creativos porque un día decidimos que queríamos ser creativos. Y punto. Aquí podría acabar este artículo. Pero le voy a dar un poco más de “chicha”, no? Que no se diga que soy una copy de pocas palabras. 😉

 

Llevaba días buscando la excusa para decirte que… he sido mamá. No sé cómo expresar con palabras lo que estoy viviendo. ¿Te imaginas? Una copy sin palabras. ¡Qué gran contradicción! Pues sí, así es. Pero como mi objetivo no es hablar de mí, sino de ti, voy a intentar traspasarte cómo me siento:

Seguro que alguna vez has tenido una idea. Una gran idea. Y te has sentido inmensamente orgulloso de ella, de lo que te ha dado, de lo que has creado y de lo satisfecho que te ha hecho sentir. Eso es exactamente la maternidad: creatividad pura y dura, en su máxima potencia. Creas una vida, una forma de pensar, de actuar, de sentir, de pensar, de relacionarse, de respirar. Das vida a una maravillosa idea.

Y de esto es exactamente de lo que te voy a hablar: de la creatividad.

 

cerebro-creativo-copywriting

 

Todos somos personas creativas. Porque la creatividad es una cualidad innata.

Tener creatividad es querer llegar siempre un poco más lejos. Preguntarte cómo puedes hacerlo mejor y cómo superarte.

Ser creativo es encontrar soluciones donde otros solo encuentran problemas.
 
Así que, en mi opinión, se nace siendo creativo, y también se hace. Es una cualidad más. Es cierto que para desarrollarla hay técnicas creativas que ayudan, pero también es verdad que se han creado muchas mentiras alrededor de la tan idealizada “creatividad”.
 

No te creas los falsos mitos sobre la creatividad.

Dicen que los creativos somos visionarios porque vemos lo que otros no ven. ¡Anda ya! Los que nos dedicamos a ser creativos simplemente pensamos un poco más que el resto de personas. Nos planteamos a diario cómo hacer para solucionar los problemas de la gente corriente. Somos un poco más observadores y trabajamos mucho nuestra empatía. Sin más. Nada de fantasías. Como mucho, digamos que somos capaces de ver aquello en lo que nadie se fija, como expliqué en mi post sobre videos publicitarios.

Los creativos no somos genios ni bichos raros. Simplemente nos replanteamos todo para poder crear cosas nuevas. Destruimos lo que existe o lo que se piensa para pensar con más libertad y poder construir. Simplemente no nos conformamos con lo que nos han dicho o con lo que vemos.

No tenemos musas, nuestras ideas no aparecen de repente, como por arte de magia. No vendemos productos. Vendemos ideas, maneras de vivir, estilos… queremos provocar emociones.

 

Y dicho esto, ahí van mis reflexiones post parto para que desarrolles una mente creativa:

 

Eres lo que quieras ser.

Como dice Paul Arden, “Usted puede ser lo bueno que quiera ser”. Atrévete a crecer y a descubrir facetas de ti que desconocías. Sal de tu zona de confort. Y ante todo, ten la actitud para hacerlo.

Elimina el NO de tu vocabulario.

Alguna vez habrás pensado: “No soy creativo. Nunca tengo buenas ideas. No se me ocurre nunca nada. Yo no valgo para eso”.
Decir que no eres creativo equivale a decir que no sabes pensar y que no sabes hacer las cosas de otra manera. ¿En serio que no eres capaz? ¿Acaso no eres humano? Por supuesto, lo que pasa es que cuesta un poco de esfuerzo, claro… Es más fácil no pensar tanto y seguir siempre el mismo camino.

Entrena el músculo de la creatividad.

La creatividad es una capacidad del individuo. Y se desarrolla con percepción, psicología, empatía, imaginación, etc. Es un músculo. Hay que ejercitarlo: cantar, jugar, viajar…. para crear la necesidad de crear cosas porque sí, sin objetivo. Por puro placer. No podemos hacer siempre lo mismo.

No subestimes los títulos.

Puede que haya personas con más facilidad para ser creativas, pero sin esfuerzo y trabajo no consiguen nada. Para conseguir ideas geniales necesitas talento y esfuerzo por igual. Los títulos universitarios no te aseguran nada, pero sí que es cierto que te dan valores, disciplina, constancia y actitud.

Exprime tu imaginación.

Ser creativo no es ser extravagante o loco, sino pensar de manera diferente, salirse de la norma.

Ser creativo es aburrirse de hacer siempre lo mismo y querer explorar nuevas maneras de vivir Clic para tuitear

La creatividad es imaginación. Y todos tenemos.

Rodéate de personas que sumen.

Sé creativo incluso para encontrar personas positivas para ti. Personas con buenas ideas, buenos sentimientos, personas empáticas que te hagan sentir bien y estimulen tu buen rollo.

Tolera la frustración.

Sé humilde pero no te hundas con los comentarios de otra gente. Es imposible que gustes a todo el mundo. Y si es así, algo estás haciendo mal, significa que no estás arriesgando y que eres demasiado convencional.

Usa técnicas creativas.

No es necesario que te vayas a meditar a las montañas del Himalaya. Existen técnicas creativas más asequibles que te ayudarán a tener ideas creativas, pero de esto te hablaré en mi próximo post.

Ten pasiones.

Hacer actividades ayuda a que nuestras ideas tomen fuerza. Pero, ¿cómo se tienen pasiones? Pues como todo en la vida: probando. Nuevos deportes, nuevos bailes, nuevas aficiones, nuevas amistades, nuevos viajes, nuevas experiencias… Olvídate de los prejuicios y abre la mente.

Algunas ideas que pueden inspirarte.

  • Mientras tengas un objetivo, puedes lograrlo.
  • Si no te rebelas un poco, la vida no es emocionante.
  • Ponte retos, lo fácil ya lo sabes hacer.
  • Acepta críticas, porque son las que te hacen mejorar.
  • No pongas excusas. Si has participado en algo, es responsabilidad tuya.
  • No critiques a la competencia, es un gasto de energía absurdo.
  • Prepárate para perder, antes de ganar. Solo se aprende a base de errores.
  • Haz lo contrario de lo que se espera que hagas.
  • No sigas modas, sigue tus gustos, tus criterios.

 

Hoy ha nacido un nuevo ser creativo. Tú. Y lo mejor de todo es que tienes todo por crear.

 

Gracias por leerme.

2018-10-23T19:35:33+00:00 Copywriting, Creatividad|

Dejar un comentario