Propósito de marca

Propósito de marca: lo que te mueve por dentro

Índice

Unos 287 millones de toneladas. Esto es lo que pesamos todos los humanos y lo que tiene que soportar la Tierra. Pero no hay problema, la bola del mundo puede con nosotros y con mucho más. Misterios de la vida.

El verdadero problema es el peso que le ocasionamos al planeta, el daño que le hacemos y que, aunque a algunos les cueste entenderlo, nos hacemos a nosotros mismos.

Y no solo me refiero a la sobreproducción, contaminación y huella de carbono. También hablo de lo mucho que le pesamos a la vida y lo vacías que algunas personas están.

Vacías de inquietudes.

Vacías de buenos sentimientos.

Y vacías de buenos propósitos.

A mucha gente, y a muchas marcas, les falta una razón de peso para vivir, disfrutar y cuidar de todo lo que les rodea.

En realidad, tan solo hay que hacer una cosa: encontrar un porqué.

Vamos al lío.

Tu Branding también pesa, y mucho

Si has leído mis dos artículos anteriores, ya estás familiarizado con mi trilogía de las marcas. Y si, además, has puesto en práctica lo que he compartido en ellos, ya debes saber:

Bien. Vamos bien. Es hora de entrar en la cocina y ponerse en marcha:

El branding se mide a peso. Cada principio que tiene tu marca, prioridad y comportamiento se pesa en una báscula (ficticia, obvio), como las de cocina, y se calcula la cantidad exacta para crear tu propia personalidad. Es un proceso que se cocina poco a poco, a fuego lento. La mezcla de todos esos ingredientes hará que tu marca se perciba como única.

Que se lea inconfundible.

Que desprenda un aroma peculiar.

Que sepa a tu verdad y refleje tu manera única de ver el mundo.

Y una vez está todo cocinado y bien jugoso, explosionará en el paladar, como un Bing Bang que toca todos los sentidos.

El requisito principal para dar con esta receta exclusiva y diferencial es, a priori, algo sencillo: jugar a las preguntas y respuestas.

Un simple juego de preguntas y respuestas

A las personas nos encanta jugar. No importa la edad que tengamos, crear una historia con la imaginación, hacernos preguntas, reflexionar sobre qué pasaría si no tuviéramos límites… Precisamente de esto trata el branding y la creación de una marca. De no ponerse barreras y hacerse preguntas hasta aburrirse.

Empieza el juego:

  • ¿Quién eres?
  • ¿De dónde vienes?, ¿a dónde vas?
  • ¿Qué es lo que vendes y a quién se lo vendes?
  • ¿Cómo transformas la vida de las personas?
  • ¿Cómo contribuyes a mejorar el mundo?

Responder a estas preguntas te aportará claridad a la hora de identificarte como marca y definir objetivos de negocio, pero necesitarás ir un poco más lejos:

¿Cuál es tu porqué?

¿Por qué haces lo que haces? ¿Y para qué?

¿Por qué decides arrancar con tu proyecto?

La razón que te remueve y te mueve por dentro para crear tu marca es lo que conocemos como propósito. Tu motivación extrema. Tu razón de ser. El combustible de tu marca.

El Big Bang desde el que todo se crea, nace del corazón y se conecta con tu mente hasta que explosiona y consigues hacerlo realidad. Así aparece tu propósito.

Ahora sí, te doy la bienvenida oficial al tercer Reino de las Marcas, el último pero no por ello el menos importante: EL PROPÓSITO.


Marcas sin fecha de caducidad

Tal vez voy a decir algo más que obvio:

Las marcas las crean personas para satisfacer a personas.

Lo que no todo el mundo tiene tan claro es que:

Sin un propósito real y auténtico, que no sea solo ganar dinero, una marca tiene fecha de caducidad. #PalabraDeCopy

Sin una razón genuina, humana y profunda por la que existir, las marca pasan por delante de los ojos de los clientes como la bollería industrial. ¿Apetecible? Sí, no lo pongo en duda, y hasta una opción aceptable para salir del paso. Pero nunca serán una primera elección, una verdadera alternativa original (y sana) que merezca probar.

De las que dejan huella.

De las que provocan reacciones.

De las que atraen clientes.

Por suerte, hoy en día la forma de vender, de crear estrategias de marketing y de hacer publicidad pone el foco en el cliente, y lo trata como un ser humano con sentimientos, anhelos y necesidades.

Ahora más que nuca somos conscientes del impacto de nuestras acciones para con el entorno y las personas que nos rodean. Y esto, sin duda, las marcas tenemos que aprovecharlo.

Las personas buscan personas, espacios y marcas que se identifiquen con su filosofía. Que tengan un trasfondo ético o al menos que traten de cuidar, fortalecer o modificar (para bien) una realidad común. Y se ve a legua quién lo hace en busca de más ventas y quién por convicción.

En los jóvenes, entre 18 y 24 años, esto es aún más relevante, según este estudio:

El 83% de los jóvenes españoles aseguran que elige marcas con propósito frente al 39% de los mayores de 65 años.

El 81% de los consumidores creen que es importante que una empresa se posicione sobre temas de carácter social, medioambiental o desarrollo.


Solo buenos propósitos, claros y coherentes

No podemos olvidarnos de que para que cualquier marca sobreviva necesita vender. Pero también es cierto que crear una marca con un propósito claro y coherente con el propósito de la persona que está detrás de ella, hará que todo fluya con sentido.

Porque si crees en lo que haces (y defines una buena estrategia de marketing) nada puede salir mal.

Tener una marca con propósito va desde aportar tu granito de arena para hacer de este mundo un lugar mejor, hasta utilizar tus recursos y conocimientos para mejorar aquello que está en tus manos.

Las marcas que trascienden, empatizan, conectan y marcan la diferencia tienen un propósito.


Ejemplos de marcas que tienen un porqué

Para que no todo se quede en palabras, veamos ahora unos ejemplos de marcas con propósito que saben transmitir lo que hacen, cómo lo hacen y por qué:

  • En Valquer Laboratorios crean productos de cosmética sólida y natural totalmente respetuosa con el medio ambiente y libre de plásticos. Este es un ejemplo claro de que gestionar un negocio rentable es compatible con un propósito que mejore la vida del planeta y de las personas.

    Uno de sus claims dice “Evolucionamos cada día por un futuro más sostenible”.

¡Bravo Valquer!

Copywriting de la marca de cosmética sostenible Valquer
  • Cholita Corme es una empresa que tiene como propósito empoderar la labor de las redeiras de Corme (A Coruña), rescatando un oficio en vías de extinción y reinventando el trabajo de estas mujeres. Llevan su tradicional expertise como tejedoras de redes de pesca al mundo de la moda: trenzando originales bolsos a partir del reciclaje de este material. No venden bolsos, venden tradición, artesanía, reciclaje, amor.

Esto sí que es economía circular. ¡Buen propósito, Cholita Corme!

  • Auara, agua para cambiar el mundo. Es “una empresa social y mercantil con un pacto de socios que garantiza que todo el lucro de la empresa (los dividendos generados) se invierta en el fin social de desarrollar proyectos de acceso a agua potable en países en vías de desarrollo”.

Tal y como explican en su web, son transparentes como el agua. “AUARA existe porque hay millones de personas en el mundo que no tienen agua potable. Vender productos de calidad es importante, pero nunca podemos olvidar el “porqué” de nuestra labor. Somos mucho más que una marca de agua mineral”.

Lo que te mueve por dentro es lo que proyectas ahí fuera

Después de leer este artículo (que iba a ser breve y se me ha ido de las manos), puede que muchas ideas naveguen ahora por tu cabeza. Planes, proyectos, motivaciones… y también desmotivaciones. Que no sepas por dónde comenzar a crear tu marca y que lleves un tiempo sintiendo un bloqueo que no te deja avanzar hacia ningún sitio.

Te aseguro que cuando encuentras un propósito más grande que tus miedos e incluso que tus bloqueos, estás por encima de todo. Cuando tu “idea” tiene un norte claro, lo de menos es saber cómo llegar hasta ahí. Sale natural. Fluye. Porque todo tiene sentido.

Si no sabes por dónde empezar a crear tu marca, hazlo desde el principio: busca, en lo más profundo de ti, tu propósito. Esa energía que te mueve y te remueve. Cuando la tengas, escríbeme para que pueda felicitarte y desearte un feliz camino.

Y, sobre todo, cuídate.

Si te ha sido útil, compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Y si te digo que tengo mucha más inspiración y consejos para ti?

Suscríbete para convertir tu negocio en una marca de alto rendimiento que inspire confianza y consiga resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba

Suscríbete a mi Blog

Branding + Copywriting + Creatividad

¡ES GRATIS! :-)