Vender más y mejor gracias al copywriting

/, Creatividad, Marca, Marketing Digital/Vender más y mejor gracias al copywriting

Hace unos días tuve la oportunidad de hablar sobre copywriting en el podcast de David Navas, de la empresa de Marketing e Innovación comercial Axala. Estuvimos charlando sobre la importancia del copywriting dentro de la estrategia de marketing y ventas, y nos dimos cuenta del enorme potencial que tenemos de trabajar juntos.

De la entrevista me quedo con la definición que me dio David sobre el término Vender:

Vender es reflexionar, según David Navas, de Axala. Clic para tuitear

¡Me encantó! Es precisamente en ese punto, en la reflexión, donde copywriting y ventas se unen. Porque el concepto ventas ha cambiado mucho en los últimos años. Ya no se lleva el vender a puerta fría. Ahora el cliente tiene acceso a mucha información, pregunta, compara, investiga. Quiere saber lo que compra y no se conforma con poco.

  
  

¿Mucho esfuerzo y pocas ventas?

Tu producto es una maravilla. Has hecho una exhaustiva investigación de tu sector. Tienes un estudio de SEO que te ha costado una pasta. Envías una newsletter cada semana. Te has formado en Inbound Marketing. Tienes 4 blogs en los que publicas cada día…

Sí, un poco exagerado, tal vez me he venido arriba, pero ¿entiendes por dónde voy? Detrás de todo esto hay muchísimo esfuerzo. Espero que al menos estés triplicando tus ventas. Si no es así, sigue leyendo.

Todo lo que has hecho está genial, pero puede que falte algo esencial: una estrategia de comunicación en tus ventas. Te has olvidado de definir un tono de voz, de elegir las palabras adecuadas, de inyectar magia en el ADN de tu marca. ¿Y esto cómo se hace? Te lo digo con una sola palabra: copywriting.

Muchos te dirán que copywriting es “redacción de textos persuasivos con el propósito de incrementar las ventas de una empresa”, o “el arte de crear textos comerciales con el objetivo de hacer más atractivos los productos o servicios a los potenciales clientes y que estos pasen a la acción”.

Yo prefiero darle un significado más artístico y decirte que:

Copywriting es encontrar las palabras adecuadas para crear empatía con el lector. Clic para tuitear

Si no creas empatía, de nada sirve todo lo que has hecho, ni siquiera que Google te posicione como el number one.

Sin conocerte de nada, tu cliente tiene que saber que eres un profesional como la copa de un pino y que puede confiar en ti. ¿Y esto cómo se consigue?

  
  

Cuando utilizas copywriting en tu estrategia de venta, ¿qué ocurre?

Quien aplica copywriting a su marca juega con ventaja. La venta es solo la consecuencia. Si aplicas bien el copywriting y escribes desde el corazón, después de leer tus textos, el usuario pensará:

Esto es exactamente lo que yo necesito.

  

Abre bien los ojos, esto es lo que consigues cuando aplicas copywriting:

  

Hablas como tu cliente.

Utilizas un lenguaje fácil y cercano, alternando frases cortas y largas, con muchos cambios de ritmo para no aburrir. Evitas palabras rimbombantes y complicadas porque sabes que te alejan de tu cliente. Utilizas palabras simples y siempre hablas en positivo porque tu objetivo es dar soluciones, no problemas.

Aportas valor en cada palabra que escribes, por eso te leen y conectan contigo.

  

Tienes personalidad.

Tu marca tiene algo que la competencia nunca podrá copiar. Tu esencia. Porque tú no te conformas con decir que eres el mejor. Tú generas contenido de alto valor con un estilo único.
Todo lo que escribes respira siempre el tono de voz de tu marca.

  

Personalizas tus mensajes.

Tu cliente potencial se siente identificado, sabe que le hablas a él. Le haces sentir único y comprendido: sabes qué necesidades tiene, problemas y deseos. Has conseguido algo tan importante como dedicarle tiempo, y el tiempo, amigo, es oro. Nada está escrito al azar.

  

Tus textos derrochan empatía.

Entiendes a tu cliente. Puedes imaginarte qué piensa, qué siente, de qué tiene miedo, a qué aspira, qué le hace feliz, cómo se relaciona con su familia, qué hobbies tiene y a qué dedica su tiempo libre. Eres su mejor amigo, aunque él aún no lo sepa.

  

Apuntas a un solo objetivo.

Cada palabra que escribes, cada frase, cada párrafo responde a un solo objetivo. Siempre tienes en mente tu propuesta de valor que es la que hace que te diferencies de la competencia y ofrezcas algo único. Si después de leer en voz alta lo que has escrito no has conseguido que tu objetivo se cumpla, borras y vuelves a empezar.

Todos tus textos guían al lector a una acción específica que has determinado previamente. La acción puede ser ir a tu tienda online y realizar una compra, suscribirse a tu newsletter o apuntarse a tu próximo webinar.

  

Eres breve y bueno.

Sabes lo que es la higiene textual, la capacidad de escribir textos que no mareen, limpios, ordenados, editados y bien estructurados. Con un simple golpe de vista, tus textos enamoran. Cada frase contiene una idea. Ya sabes, los buenos refranes no caducan: si breve y bueno, dos veces bueno. Simplifica.

  

Ganas credibilidad.

Estás en todas partes y en todas partes está tu propuesta de valor. En cada email que escribes, en todas las páginas de tu web, en los catálogos, videos, formularios de suscripción, redes sociales, anuncios de Facebook, en tu perfil de Linkedin, en los artículos de tu blog, en las fichas de producto de tu ecommerce… Absolutamente todo es coherente con tu personalidad de marca. Demuestras que conoces bien tu producto y tu público.

  

En definitiva, si haces un buen copywriting tus textos deben:

  1. Cumplir lo que prometías en el titular.
  2. Resultar interesantes y fáciles de leer.
  3. Ser creíbles y persuasivos.
  4. Ser claros y concisos.
  5. Incitar a realizar una acción.

Recuerda que en el proceso de copywriting lo último que haces es escribir. Antes hay mucha investigación y muchísima reflexión.

¿Quién no necesita una buena ración de copywriting?

Gracias por leerme.

2 Comments

  1. Eva, prencisa Amines 27 febrero, 2019 at 15:37 - Reply

    Hace un tiempo se me ocurrió como método para saber si interesa lo que vendo de la manera en que lo publicito la siguiente:
    Elegir un objeto atractivo para un niño, así el nivel es más bajo pero no menos exigente, y ofrecérselo tres o cuatro personas, a cual de la manera más atractiva que pueda, entre otras, ofrecérselo yo, se pueden elegir candidatos de la empresa, de la familia, desconocidos mejor!
    Pensé que si elige el objeto en manos de otro es que algo tengo que cambiar para resultar más atractivo.
    Esto sería aplicable a tu mensaje de saber llegar al cliente con el registro adecuado

    Posteriormente, para subir el nivel el objeto tendría que ser no del agrado del niño a ver si alguien consiga que quiera cogerlo, convencerlo para comer un plato que no le gusta por ejemplo!
    Yo diría que vender es inventar
    Realizar Azañas
    Improvisar en el momento que te lanzaste

    • elenapeinador 27 febrero, 2019 at 18:20 - Reply

      Vender es inventar… Mmmmh, no sé no sé… La gracia está en no inventar, en ser capaz de crear un producto o servicio que sin necesidad de artimañas sea lo suficientemente bueno y atractivo. De ahí la importancia de crear empatía con el cliente potencial, de saber qué necesita, qué desea, qué le hace feliz. Ahora bien, si enfocas inventar como crear desde la imaginación, te lo compro. 😉

Dejar un comentario